En DLR y como servicio de alquiler de furgonetas en Madrid para viajes, mudanzas o cualquier proyecto que tengas entre manos, queremos explicarte algunos de los problemas que pueden surgir a la hora de alquilar una furgoneta y sobre todo cuál es la solución para cada uno de ellos. Lo hacemos dejando claro en primer lugar que con DLR obtendrás un servicio de garantías y la atención más cercana y profesional. Exactamente tal y como mereces.

1.- Accidentes con una furgoneta de alquiler

Desafortunadamente, el riesgo de un accidente siempre existe nada más salir a la carretera y por el simple hecho de estar conduciendo. Es así que dicho riesgo debe ser previsto por la compañía que nos alquila un vehículo. En caso de tener un accidente con una furgoneta de alquiler o con un vehículo de alquiler en general, en primer lugar debemos avisar a la compañía que nos lo ha alquilado.

Al mismo tiempo, es recomendable avisar a nuestra aseguradora particular. Las compañías como DLR especializadas en el alquiler de vehículos te proveen de un parte de accidente al entregarte el vehículo en previsión de esta eventualidad. La responsabilidad de los costes del accidente corren a cargo de la empresa de alquiler del vehículo a través de su aseguradora. Es obligatorio no reconocer responsabilidad del accidente para que con posterioridad la empresa que alquila el vehículo pueda organizar su defensa.

2.- Averías en vehículos de alquiler

En el caso de las averías que puedan producirse en vehículos de alquiler, la mayoría de empresas cuentan con el servicio de asistencia en carretera. Igualmente, hay que decir que en muchos casos cuentan con vehículos de sustitución a tu disposición para que puedas continuar tu viaje. Es recomendable, de cualquier manera y como medida preventiva informar a la compañía de alquiler de vehículos en el mismo momento en que se encienda un piloto. El coste de las reparaciones corre a cuenta de la compañía que alquila cuando se presentan justificantes.

3.- Multas en caso de conducir un vehículo de alquiler

En todos los casos, las multas que se produzcan por errores o por malas prácticas en la conducción correrán a cargo de quien conduce el vehículo o de sus ocupantes en los casos en los que la ley prescribe que así sea. Es por lo mismo recomendable cumplir con todas las normas de seguridad vial en primer lugar por nuestra propia seguridad y la de los demás y por evitar posibles perjuicios económicos.

4.- Prórrogas para el alquiler

A la hora de alquilar cualquier vehículo se establece un tiempo para dicha actividad. En el caso de que queramos prorrogar el tiempo que queremos tenerlo, hay que saber que existe un tiempo mínimo de 24 horas y que dicha renovación del plazo debe ser siempre comunicada a la empresa que lo alquila. Igualmente, es en ese momento cuando se hará la renovación del nuevo contrato y, en consecuencia, el pago del mismo.

Debemos tener en cuenta que siempre es posible que la empresa nos deniegue la prórroga en caso de que existan circunstancias que se lo impidan. En el caso de devolverlo fuera de plazo existen generalmente penalizaciones por parte de la empresa.

5.- Deterioro de las condiciones del vehículo

En algunos casos puede producirse deterioro del vehículo que hemos alquilado. En ese caso, no pueden hacerse reparaciones sin el consentimiento explícito de la compañía que lo alquila. En el caso de que se hagan, será quien lo alquila el que sufragará sus costes.

Esperamos que este artículo te haya servido para saber qué debes tener en cuenta a la hora de arrendar un vehículo. Como ves, existen facilidades para todos los casos: por ello te recomendamos contar con el servicio más profesional, el de DLR, y su flota de inmejorables vehículos. Le recomendamos al mismo consultar otros artículos relacionados para saber más sobre cómo podemos ayudarle con cualquier proyecto que tenga.